El 23 de febrero estuve en un evento que se centraba en el Black Hat SEO. Se trata del evento Rankeame, celebrado en Madrid. Y yo, que apenas he hecho nada más allá del White hat que no sea buscar enlaces en lugar de esperar a que vengan a mí, ¡he aprendido un par de cosas que te quiero contar!

Ya sabía lo que es el Black Hat, el White Hat y el Grey Hat. Hasta ahí llegaba. Pero la charla de Marc Cruells, así como todas las aportaciones finales en la mesa redonda, me han dado una perspectiva ligeramente diferente a la que yo tenía. Si quieres saber más, tendrás que seguir leyendo 😉

 

¿Qué es Black Hat SEO?

Se podría decir que son aquel conjunto de acciones o tácticas que realizas para que una web o ecommerce suba posiciones y llegue a estar en primera página en el menor tiempo posible. Por supuesto, todas estas acciones y técnicas no están ejem 100% aprobadas por Google.

Dicho así, parece que vayas a estar haciendo trampas todo el rato. Pero la verdad es que me gustó cómo lo definió Marc en su exposición: el White Hat (trabajar el SEO On Page, como puede ser la redacción SEO) es como una primera pantalla. Y es básico. Siempre hay que hacer White Hat. Pero una vez que ya te la has pasado, llegas a la segunda. Y ahí es donde quieres saber más.

Cookies stuffing ejemplo

Qué queremos decir cuando decimos Black Hat

Esta fue una diferenciación interesante. Hasta ahora, siempre que oía mencionar Black Hat, mi mente se iba inmediatamente… pues al posicionamiento web. Pero no es así. No exactamente, solo que yo a lo siguiente no le había puesto nombre. Y es que en el mundo del marketing digital también se hace Black Hat. ¿Cómo? Pues por ejemplo:

  • Consiguiendo miles de seguidores para los perfiles de redes sociales.
  • Manipulando las estadísticas de dominios que quieras vender (haciendo que tenga una Autoridad de Dominio que está inflada).
  • O con un Cookie stuffing, que ahora te explico.

Porque hay muchos más, pero sobre todo me he quedado con el de Cookie Stuffing por el caso real que nos ha puesto y que me apetece contaros porque yo me quedo loca con las cosas que hacen algunos o.O

Resulta que allá por el 2013, dos hombres, – Shawn Hogan y Brian Dunning – fueron encontrados culpables de haber usado esta táctica para conseguir ingresos de millones de dólares a través de los afiliados de eBay. ¿Y cómo hicieron esto?

A través del cookie stuffing que consiguieron colar de esta manera: ambos sacaron unos widgets bastante jugosos para los bloggers. Uno era tipo “mira quién ha visitado tu página” y el otro “mira desde dónde están clicando en tus enlaces” o similar, eso tampoco importa demasiado. Los confiados webmasters que se bajaron estos widgets, no solo recibieron lo que pedían, si no que “de regalo” les colocaron unas cookies.

Lo que hacían estas cookies era que, en caso de que esas personas hicieran compras en eBay, la plataforma las reconocía como que habían venido recomendado por ellos a través de enlaces de afiliados. Lo cual, obviamente, era mentira.

De esta manera, Shawn consiguió 28 millones de dólares en comisiones, a lo largo de varios años, mientras que Brian se embolsó unos 7. A pesar de todo, tras ser detenidos por el FBI, la sentencia, – que podría haber sido de hasta 20 años de cárcel, – se quedó en apenas unos meses.

La cuestión es que  a mí me ha parecido fascinante. Y como podéis ver, no tiene nada que ver con el SEO. Pero sí es un caso claro de Black Hat: de “engañar”, manipular, para conseguir unos determinados resultados.

 

¿Es lo mismo que SEO negativo?

Esta es otra de las confusiones más habituales, parece ser. Y la verdad es que no. Aunque algunas técnicas de Black Hat se puedan usar para hacer SEO Negativo, este último lo que hace es tratar de echar abajo a otras webs o ecommerces. Todo lo contrario que el Black Hat.

Un ejemplo muy típico de SEO negativo es enlazar a saco a una web con anchor text de palabras tipo porno, pedofilia, etc, y además que esos enlaces lleven a webs de porno o similares. Como es una temática que a Google no le gusta nada, al ver que tienes tantas referencias de ese tipo, te echa abajo. Because Google doesn’t approve. Tsk, tsk.

Sin embargo, el Black Hat SEO es todo lo contrario: una manera de levantar una web en los rankings. Por lo que a priori debería ser fácil saber diferenciarlos.

Enlaces externos y black hat eo

Cómo hacer Black Hat SEO

Bueno, esta es la parte interesante, ¿no? Y sobre todo, ¿dónde lo aprendo?

Sobre cómo hacer Black Hat SEO, Marc nos indicó unas cuantas posibles acciones, de las que yo conocía solo un par, y os dejo algunas por aquí:

  • Generación de contenido: un ejemplo típico es el spinning. O lo que es lo mismo, generar variaciones automatizadas de un mismo texto, para que Google no se dé cuenta de que es contenido “duplicado”. Y así lo puedes usar en varios sitios web. Marc Cruells tiene una charla de 45 minutos en la que puedes enterarte de todos los detalles.
  • SEO parásito: cuando usas páginas que no son tuyas para aplicar técnicas Black, como por ejemplo Google sites. Y si la penalizan y se viene abajo, no pasa nada, porque realmente no es la página principal (o como se le suele llamar, Money Site)
  • Hacer linkbuilding: es decir, no esperar a que los enlaces externos lleguen a ti, si no que pagas por ellos o vas dejándolos tú usando footprints (comentarios en foros, por ejemplo). Esto son solo dos causísticas, pero se pueden hacer muchas más cosas.
  • Manipular las sugerencias de Google: si muchos usuarios (verdaderos – tipo los de forocohes – o falsos) hacen muchísimas búsquedas usando el mismo término, por ejemplo “mejor agencia SEO nombreagencia”, finalmente toda esa frase saldrá como sugerencia de Google. Y obvio, la gente que lo vea pensará que si Google se lo dice, será que es verdad que esa agencia es la mejor. Ergo, más clics, más clientes.
  • Comentarios y puntuaciones falsas en los post: ¡hoy en dia hay plugins para todo! Creo que así como concepto, no hay que explicar mucho más.

Todas estas técnicas de Black Hat SEO hasta parecen algo inocuas, ¿no? Más bien solo una manera de darte un empujoncito. Es como todo. La herramienta en sí no tiene por qué ser mala, pero depende de cómo la uses.

 

Conclusión

Prefiero responder aquí a la pregunta de dónde lo aprendo, porque es lo que sobre todo me llevo de esta charla. Hasta ahora yo tenía un concepto del Black Hat SEO mas simplista: era algo más bien nocivo. Pero tras la charla, yo personalmente – y creo que en general esa es la norma, pero claro, tampoco creo que nadie vaya a decir si lo hacen en otros momentos – solo lo usaría para conocer bien a Google. Es decir, para experimentar. Testear los límites de Google. En otras palabras, aprender.

De hecho, ha habido dos concursos SEO en febrero: “Dinorank te desplaza y Enlazalia te enlaza” y el de “Cantineo que te veo”, y aunque a final todo es de buen rollo, también ha sido, literalmente la guerra. Porque como dijo Marc, y esto me pareció interesante porque yo no lo había enfocado así: los concursos SEO son «para que te den de leches» y para aprender, incluso si no participas.

Al final, todo es cuestión de perspectiva, ¿no?

Siempre teniendo en cuenta que esto son “juegos”, experimentos. Ciertas cosas nunca deberías hacerlas sobre una web “real”. Un buen consejo mencionado en la charla, y con el que te dejo, fue el siguiente: antes de hacer cualquier acción BHS pregúntate si es penalizable a largo plazo y si es así, como de fácil sería revertirla. Porque si es fácil, puede merecer la pena hacerla.

Y por supuesto, antes de hacer nada, ten claro que no sea ilegal, porque algunas “trampas” pueden llevar hasta penas de cárcel. Acuérdate de Shawn y Brian 😉

 

[Total:1    Promedio:5/5]