Antes de nada, comentarte que si reorientar tu carrera al mundo digital es la idea que tienes en la cabeza pero no te crees capaz: no te desanimes. Todo lo que conocemos como «mundo digital», no deja de ser un reflejo de lo que sucede (y hemos aprendido) en el mundo “real”. Reorientar tu carrera profesional no te digo que vaya a ser fácil. Pero no lo veo imposible.

En mi caso, siempre he desarrollado mi vida profesional en el campo de atención al cliente (aunque a nivel personal siempre me encantó Internet desde que teníamos que pelearnos con los módem y la llamada de teléfono que nos cortaba la conexión: “¡¡Mamá!! ¡Avisa antes de llamar!”) Y creo que eso es uno de los principios básicos: te tiene que interesar todo lo relacionado con las “nuevas tecnologías”.

Bueno, no todo. Hay tantos campos. Pero desde luego, tiene que ser algo que te guste. Así que elige bien, porque si lo que eliges no te llama la atención, se te va a hacer muy cuesta arriba dedicarle toda tu energía y tiempo (que es lo que vas a tener que hacer). Yo empecé a hacer cursos relacionados con lo digital hace casi 10 años. En mi caso, considero que ha sido importante ir dando pequeños pasos, tanteando, testándome a mí misma si asimilaba bien los conceptos más avanzados o no. O como te decía antes, lo que me gustaba y lo que no.

Y en mi experiencia, lo mejor para dar los primeros pasos hacia tu nuevo objetivo, aparte de (ahora, porque hace 10 años no tanto) ver webinars, etc, es hacer cursos gratuitos. No requiere inversión económica, y te pueden dar bastante buena idea de lo que te pueda gustar, interesar, etc.

Al menos así me pasó a mi. Recuerda en todo momento que este es un post sobre mi experiencia personal 🙂

 

Cursos gratuitos enfocados al mundo digital

Así que como comentaba, hice varios cursos, gratuitos y la verdad que bastante completos, a través de la cámara de comercio y empresas subvencionadas, al tiempo que paralelamente seguía avanzando con mis páginas webs y blogs a nivel personal.

Os dejo una lista de aquellos sitios en los que yo realicé cursos, por si queréis echar un vistazo a ver si siguen teniendo algo interesante (también hice algunos de Office, que es imprescindible en todo trabajo):

  • EUROINNOVA (2011) – Cursos online gratis.
  • ASALMA (2010) – Agrupación de Asociaciones Laborales de Madrid.
  • VIRENSIS (2011) – Cursos gratuitos para desempleados y trabajadores.
  • CEIM (2011) – Confederación Empresarial de Madrid.
  • GOOGLE ACTIVATE (2017) – Formación gratuita en competencias digitales.

Para complementar, podéis consultar esta lista de cursos que han recopilado desde AulaCM o los de aprendegratis.es.

Posteriormente, – a no ser que ya lo tengas clarísimo a través de los cursos – elige un máster que te de una visión general de todo lo que implica el mundo digital. Aunque cada uno al final nos terminaremos especializando en un perfil determinado, creo que saber un poco de todo es fundamental para luego poder realizar un buen trabajo en equipo. Además que ser multitarea, en muchos puestos, en algo muy demandado (y que no tendría que ser equivalente a que hagas el trabajo de 4, si no a que seas un McGyver digital)

En resumen, después de varios cursos gratuitos sobre el mundo digital y algunas de sus herramientas, mi trayectoria formativa ha sido:

  • Un máster en Spain Business School sobre Digital Business – en acuerdo con la Complutense.
  • Dos cursos en Aula CM, uno de SEM y otro de SEO.
  • Mi segundo y actual máster en Nett Formación, sobre Marketing, Publicidad y Diseño.

Así que como puedes ver en el primer punto, en este camino para reorientar mi carrera profesional, una de las primeras cosas que tuve que hacer fue enfrentarme a la compleja decisión de encontrar un máster que se adaptase a mis necesidades. Y esto es lo que he sacado en conclusión.

 

Cómo elegir el máster que más te convenga

Bueno, he de decir que aquí hay que tener en cuenta dos puntos muy importantes. De hecho, para bien o para mal, creo que son los decisivos cuando nos toca investigar el mercado de la formación y decidirnos por el máster que más nos conviene: dinero y tiempo.

En cuanto al tiempo, cuando yo decidí dar el paso y empezar el máster de Digital Business, el puesto de trabajo que tenía en ese momento era bastante tranquilo, no llegaba a casa agobiada y pensando “ahora encima tengo que ponerme con el máster”. Más bien llegaba con ganas de hacer algo interesante. Pero bueno, vamos a lo que vamos.

¿Cuánto tiempo le puedes dedicar?

Aquí va uno de mis primeros consejos: Si eres una persona súper agobiada con situaciones varias en la actualidad, tal vez te convenga esperar un poco. Y si no puedes esperar, al menos espero que tengas un entorno que te pueda facilitar todos esos momentos (horas y horas) que vas a necesitar dedicarle al máster.

Que sí, que cuando uno quiere y se pone, lo saca. Pero no lo aprovechas igual. Lo he comprobado en mí misma cuando he hecho el segundo máster, pero lo he comprobado también por los comentarios de mis compañeras y compañeros, tanto del primero como del segundo. A tope con el trabajo, familia, responsabilidades varias… no puedes borrarlas de un plumazo, obviamente, pero al menos intentar que las condiciones sean lo más óptimas posibles. Si no, pues nada: ya sabes que te van a esperar unos meses de estrés y locura.

¿Cuánto puedes pagar por él?

Esto es fundamental. Se entiende que los máster más caros son los mejores, pero yo creo que muchas veces es más las conexiones que puedes llegar a hacer o las bolsas de empleo a las que puedes acceder. Porque yo en los dos máster que he hecho he tenido algunos profesores muy buenos, y eran online. Y más viendo lo visto de cómo se regalan máster como si fueran churros… en fin.

Para mí una buena idea es siempre mirar quiénes van a ser tus profesores – lo suele poner en la información de la web de las escuelas – y consultar su perfil de Linkedin, su web o hacer una búsqueda en Google y ver si son referentes o muy activos en social media, etc. Esto te puede dar una idea de la calidad del máster y si realmente vale lo que te están pidiendo.

Todo esto es muy subjetivo, claro, pero es una manera de guiarte como otra cualquiera.

 

¿Máster online o presencial?

Tanto si es presencial como si es online, vas a tener que dedicarle mucho tiempo. Lo que sucede que las clases presenciales (como las que yo daba en Aula CM) son más llevaderas porque tienes que ir sí o sí y no puedes ir dejándolas “para mañana”, como sucede con las clases que son online y grabadas.

Las de mi primer máster, el de Digital Business, eran así: vídeos grabados. Y tiene sus pros y sus contras: si tienes un horario de trabajo o familiar de locos, no te queda otra que una modalidad de este tipo, porque tú misma decides cuándo puedes ponerte a ver las clases con calma. Por cierto, esta soy yo con otras compañeras de promoción del Máster de Digital Business. La foto es del Facebook de la escuela.

Máster en Digital Business

Para mí, sin embargo, la mejor modalidad es la de las clases en vivo, pero a distancia. Así es mi máster actual sobre Marketing, Publicidad y Diseño: 4 días a la semana nos conectamos de 5 a 7PM y nos da la clase el profesor, al que podemos hacerle preguntas al momento, como en cualquier clase normal. A mi me parece super cómodo, porque además me evito tiempo de transporte para ir y venir.

También es cierto que a veces, al estar en el sofá de tu casa, te relajas un poco en exceso, para qué vamos a engañarnos. Pero eso ya está en tu mano que se vaya o no de madre.

 

Requisitos mínimos para elegir un buen máster

Tras haber realizado dos cursos “grandes” y dos máster, cada uno con sus cosas, he llegado a estas conclusiones que a lo mejor te ayudan a la hora de decantarte por el tuyo:

  1. Posibilidad de volver a ver las clases – incluso si son presenciales. Si luego las puedes repasar, mejor.
  2. Que incluya material didáctico: PDFs con apuntes, presentaciones con resúmenes, etc.
  3. Acceso a un temario completo y detallado de todo lo que vas a aprender.
  4. Plataforma online que tenga una buena usabilidad/experiencia de usuario. Que no te vuelvas loca para encontrar algo, por ejemplo.
  5. También está muy bien que la plataforma sea responsive, porque muchas veces aprovechamos huecos para mirar cosas en el móvil.
  6. Tutorías y poder contactar con los profesores por email en caso de dudas.
  7. Respuestas rápidas y eficientes en el caso de dudas. Normalmente en 24/48 horas.
  8. Bolsa de trabajo y/o prácticas disponibles.
  9. Enfoque práctico – volviendo al punto anterior. Si no usas todo lo aprendido, con lo rápido que avanza el mundo digital, se irá quedando en papel mojado.
  10. Que tenga alguna titulación. Si es oficial, mejor. Pero si no lo es, la verdad es que yo no me obsesionaría. A lo mejor esto que digo os parece una burrada, pero en mi experiencia no ha marcado ninguna diferencia. (Si en la tuya sí, me encantará oírla)

 

Cómo sacarle partido a un máster

Porque esto es como las resoluciones de año nuevo: voy a hacer, voy a conseguir, etc. Pero luego vemos la realidad y nos desinflamos. Pues no. Para evitar esto, hay que ir siempre con una hoja de ruta por delante. Y en mi opinión, toda hoja de ruta debe contemplar estos cuatro puntos a la hora de enfrentarte a un máster.

Ante todo, organización

Esto va a depender mucho de cómo esté estructurado el máster. Si te dan las asignaturas por bloques, como hacían en Spain Business School con el máster en Digital Business, en mi opinión es mucho más fácil organizarse. Cada mes subían a la plataforma 3 o 4 asignaturas, y una vez terminaba el mes, pasábamos a otras.

De esta manera, podías dedicar una semana a cada asignatura, por ejemplo, y sus correspondientes ejercicios, por lo que no te “contaminabas” con varias a la vez. Obviamente, al final había muchas cosas que estaban relacionadas, pero al menos podías ir asimilando poco a poco.

Si por el contrario, es un máster en el que cada día das una cosa distinta, como me sucede en el Máster de Marketing, Publicidad y Diseño, es importante que te centres y seas tú quien distribuya el tiempo que posteriormente vas a dedicar a cada asignatura (y sus correspondientes ejercicios)

En este sentido, es importante que te proporcionen un calendario por adelantado de lo que vas a ir viendo a continuación, para que en función de lo que se te dé mejor o peor, o si hay algo que te interese especialmente, puedas ir marcando los días u horas que vas a dedicar a cada cosa.

Apuntes y más apuntes

Personalmente, incluso si me facilitan apuntes en PDF (como hacía SBS) o en PPT (como hace Nett), a mi siempre me gusta coger mis propios apuntes sobre la marcha.

En el caso de Aula CM, iba escribiéndolos en un Word en clase, que luego repasaba en mi casa para completarlo – viendo de nuevo la clase o el trocito que me interesara – o para organizarlo mejor. Porque es muy típico estar escribiendo algo en clase, que en ese momento sabes muy bien lo que quieres decir, pero lo lees 1 semana más tarde y te quedas a cuadros.

En el caso de Nett, como las clases son en directo (aunque online) y luego las tenemos subidas a la plataforma, lo que he hecho ha sido más bien una especie de índice de las clases que más me interesaban: voy apuntando en un Word lo que más me llamaba la atención por desconocido o complicado, junto con el minutaje del vídeo. Y cuando quiero consultarlo, solo tengo que ver de qué día era el vídeo de la asignatura y en qué momento el profesor habló de este tema concreto del que tengo la duda.

Tutorías

Aprovecha las tutorías. Muchas veces no hay tiempo casi ni de releer los apuntes, o cuando estás haciendo un ejercicio prefieres hacerlo de la manera más fácil porque no puedes dedicarle más tiempo.

Pero la verdad es que lo suyo es ir apuntando todas las dudas (organización, una vez más) y luego solicitar tutorías para que te expliquen las más importantes. Las que son menores o si es ayuda con algo muy concreto, puedes preguntarlas por email. O incluso buscar por Internet. Pero las dudas más complejas, ¡a por la tutoría! Hay que sacar el tiempo de donde sea.

Enseña lo que has aprendido

Puede ser en un blog, o abriendo un canal de YouTube, o hilos en las redes sociales… Yo personalmente prefiero el blog como canal principal, pero también entiendo que es porque siempre me ha gustado, y porque mi modalidad es SEO y Contenidos. Y si las prácticas en una empresa son importantes, lo que practiques tú por tu cuenta, también.

Esto que ves a continuación, por ejemplo, está hecho con Adobe Illustrator, que yo no había usado nunca en la vida (sí PhotoShop) y que yo creo que no quedó mal. Al menos a mi profesora de Nett Formación le gustó 😉

Ilustración para díptico en Adobe Illustrator

Así que si eres SEO, haz un blog con el que puedas experimentar o en el que puedas escribir. Si vas por la rama del diseño gráfico, haz banners, folletos, lo que sea, aunque se correspondan a empresas o proyectos inventados. Si quieres ser diseñador web, monta una web donde trabajes el UX, el look & feel, etc.

La verdad es que si lo que estás aprendiendo te gusta, no te va a costar trabajo ponerte a ello. Otra cosa es, por supuesto, de nuevo el maldito tiempo. A veces quieres y te apetece hacer muchas cosas, pero no te da la vida. Así de sencillo.

 

Imprescindible para redirigir tu carrera al mundo digital

Pues ya para terminar, te comento mi top 3 de lo que necesitas hacer – así, resumidamente – para poder redirigir tu carrera, en base a lo que me ha funcionado a mí:

  1. Tener interés por el mundo digital.
  2. Empezar por (pequeños) cursos gratuitos y luego saltar a un máster o similar.
  3. Adquirir experiencia y (de)mostrarla.

Normalmente va a ser a través de prácticas. Pero si no, como decía en el punto anterior, DIY: hazlo tú mismo. Complementa lo que te enseñan con tutoriales de la web, con las tutorías con tu profesor, en foros especializados, leyendo y preguntando en redes…. En definitiva: ¡hay que moverse!

Si he dicho algo que no te cuadra o crees que puedes añadir un punto de vista distinto, los comentarios son todo tuyos 🙂

 

[Total:0    Promedio:0/5]